Babymetal en Español

Artículo por el sitio web METROPOLIS Japan sobre la cultura del Metal en Japón y la influencia de BABYMETAL

BM

“En el extranjero, donde el fandom del Metal se pone serio sobre su música, BABYMETAL todavía es considerado en su mayoría como un acto de novedad, que está entre las críticas más agradables de que los actos de Metal liderados por mujeres pueden lograrlo en occidente. En Japón, sin embargo, los metaleros acérrimos proclaman su amor por BABYMETAL con orgullo.”

Nuevo artículo por parte de la revista METROPOLIS Japan sobre la cultura del Metal en Japón. Dicho artículo habla sobre el comportamiento de el fan japonés y cómo se desarrolla de una forma distinta que en occidente. Además aborda el tema sobre el fenómeno que ha creado BABYMETAL en su país de origen y cómo influye en la cultura japonesa.

Cultura

Headbanging Casual

La cultura del Heavy Metal en Japón no es lo que piensas que es.

Cuando se habla sobre la naturaleza del “todo o nada” de los fanáticos del Heavy Metal, el músico y director fílmico Rob Zombie dijo una vez: “Nadie dice ‘Si, durante un verano estuve muy adentrado en Slayer’ ¿Sabes? Sólo he conocido al chico que se grabó “Slayer” de un lado a otro de su pecho.” Esto nos dice dos cosas de Rob Zombie: Él ha visto a un montón de metaleros en topless y que nunca ha conocido al fanático casual japonés del Metal.

A pesar de que hay muchos fanáticos acérrimos de la música Metal en Japón, con cabello suficientemente largo para cubrir sus grabados de “Slayer” en el pecho, la mayoría del fandom del país no es siquiera entusiasta. Lo puedes observar antes de que un show de Metal siquiera comience, cuando los fans japoneses forman filas ordenadamente y esperan pacientemente para tener acceso al lugar, lo cual se decide por el número de boleto. Aquellos que compraron primero sus boletos entrarán primero, incluso si literalmente llegan un segundo antes de que se abran las puertas.

Pero el asunto sobre el Metal japonés es que, una vez que estás dentro del club, el orden toma asiento y deja que el caos domine. Cuando golpea el primer acorde de guitarra, cualquier concierto japonés de Metal entra en una erupción de frenesí de headbanging, gritos y mosh violento.

Y, podrás ver mucha gente en la audiencia que no parecería pertenecer al lugar- empresarios de cabello corto, con camisas de vestir planchadas y pantalones plegados, que a menudo embragan un portafolio cerca de sus cuerpos. Muchos años atrás, yo era una de esas personas, y la razón por la cual abrazaba mi portafolio era porque tenía dentro documentos importantes que debía presentar el día siguiente en el trabajo. Pero cuando llegué al concierto, todos los casilleros estaban ocupados, y fui forzado a adentrarme con mis documentos en el mosh pit.

Sin embargo, a pesar de que estaba preocupado por mis documentos, no me preocupaba de que los fans japoneses se burlaran de mí. Para uno, no era el único con camisa en el concierto. Estas personas son la cara menos conocida del fandom japonés de Metal. Puede que no se vistan exclusivamente de negro, o que siquiera escuchen Metal cada día de sus vidas, pero ellos también conforman el tejido de la cultura del Heavy Metal en Japón. Y aunque no son representativos del conjunto, ellos comparten muchas similitudes con la vasta mayoría de los fans japoneses del Metal.

Uno de dichos fans, Nanako, explica: ”El Metal es la única música que disfruto. Siento que la estoy escuchando con todo mi cuerpo, más que con sólo mis oídos. Sin embargo, no me apoyo con música Metal o algo por el estilo, así que no la puedo llamar mi vida. Pero al mismo tiempo, llamar al Metal un hobby simplemente no parece hacerle justicia.”

Para ponerlo en otras palabras, los fans japoneses del Heavy Metal definitivamente tratan a la música seriamente, pero no sienten la necesidad de hacerla toda su identidad. Esto parece ser una de las cosas que convenció al ex guitarrista de Megadeth Marty Friedman para mudarse a Japón.

Después de abandonar la famosa banda de Thrash Metal en 1999, Friedman encontró un nuevo hogar en Japón, donde hoy en día es conocido más como una loca personalidad de televisión, en lugar de un músico de Heavy Metal. Él realmente consiguió su comienzo en un show llamado “Hebimeta-san” (Mr. Heavy Metal), donde su mayor propósito era satirizar las culturas del Metal y el Hard Rock. Eso encajó perfectamente con Friedman quien dijo una vez que se había cansado de cómo la gente de occidente se tomaba seriamente al Metal. No es que no le guste la música Metal. De hecho, su álbum de 2014 “Inferno” fácilmente podría ser considerado como el trabajo más intenso de Friedman. Pero al mismo tiempo, eso no le impide poder disfrutar de la música Pop de BABYMETAL.

BABYMETAL es una fusión de Heavy Metal y música Idol. Esto último se centra principalmente en lo lindo, estrellas jóvenes cantando inofensivamente, pop azucarado. BABYMETAL tomó ese concepto de artistas jóvenes (Algunas tan jóvenes con 11 años cuando se formó por primera vez), pero luego remplazaron la música azucarada con ritmos de Metal y letras agresivas.

En 2013, BABYMETAL se presentó por primera vez en el Loud Park, el Festival de Metal más grande de Asia. Nunca olvidaré ese año, por los puestos de mercancía. En cada Loud Park al que he asistido siempre tenían filas masivas para comprar camisetas, CD’s, horarios de presentaciones, etc., pero en 2013, la fila tuvo que dividirse en dos: una únicamente para mercancía de BABYMETAL, y otra para la docena de actos de todo el mundo, incluyendo leyendas del Heavy Metal como Behemoth o Yngwie Malmsteen. La fila de BABYMETAL era fácilmente dos veces más grande que la otra, y estaba conformada por toda clase imaginable de fans: hombres, mujeres, jóvenes, adultos mayores y, sí, los ocasionales empresarios con cabello corto con camisa formal.

Según se informa, Marty Friedman es un gran fan de BABYMETAL, pero siempre que se le cuestiona sobre ello en entrevistas para los medios de comunicación extranjeros, la pregunta fundamental siempre es la misma: “¿Cómo puedes disfrutar la música de tres pequeñas chicas tocando Metal?” Su respuesta es siempre la misma: “Si estás suficientemente seguro de tu amor por el Metal, no hay nada que te impida disfrutar de BABYMETAL.”

En el extranjero, donde el fandom del Metal se pone serio sobre su música, BABYMETAL todavía es considerado en su mayoría como un acto de novedad, que está entre las críticas más agradables de que los actos de Metal liderados por mujeres pueden lograrlo en occidente. En Japón, sin embargo, los metaleros acérrimos proclaman su amor por BABYMETAL con orgullo.

“El Metal es mi vida”, dice Ryusuke, un fan del Metal proveniente de Japón central. “La razón por la que doy todo de mí en mi trabajo es para que pueda comprar más CD’s e ir a más conciertos. Y absolutamente amo a BABYMETAL. Son unas grandes artistas, y han unido exitosamente el Metal y la música Idol. No puedo esperar para ver qué es lo siguiente que harán.”

Takeru, otro fan japonés del Metal, coincide: “Me gusta su música. Son lindas, pero también son unas grandes artistas, y es un concepto muy original, y es simplemente divertido. ¿Qué hay de malo con ello?” Absolutamente nada. A muchos fans occidentales puede que no les guste BABYMETAL, pero te tienes que preguntar qué tanto de ello es por lo que la banda no se ajusta a la “típica” imagen del Metal. ¿Y desde cuándo el Heavy Metal ha tratado sobre conformidad?

Deja un comentario